miércoles, 21 de agosto de 2019

Monedas

La moneda se pierde en el interior de la cabina telefónica con un sonido hueco y metálico. Sus dedos marcan en el teclado el número tantas veces repetido. Lo recuerda de memoria.

Una voz al otro lado del auricular. Detrás de kilómetros de cableado de cobre. Una voz amiga y que conforta.

lunes, 19 de agosto de 2019

Los recuerdos

Ahora no escribo un diario. Dejé de escribirlo hace casi cinco años. En ese mes de Septiembre imposible de olvidar, doloroso pero mágico. Aunque buscar la magia, los detalles bonitos, desde la calma, es mucho más sencillo, más fluido.

El paso por el reino de los pijamas blancos. Desde entonces me han visto multitud de médicos (de cabecera, psicólogo, fisios, psiquiatra, traumatólogos, médicos rehabilitadores). Ir al médico, sobre todo después de la abundante experiencia de 2017 para acá es cada vez más sencillo. Y, salvo puntuales excepciones (yo diría que 2) todas las citas han servido para algo.

El fin de semana de nuevo sin mirtazapina, que ya ni lo cuento. Y el sábado con alguna náusea pero el domingo no.

Quirófanos no he pisado ninguno desde 2015-2013.

Noches feas, realmente feas sin dormir sólo recuerdo las de noviembre. Y alguna en febrero. Ahora si tengo una noche fea (otra vez anticipando), tengo lorazepam. Realmente, desde Febrero no me hace falta falta. Y si lo tengo que tomar, puntualmente, pues no pasad nada.

Espero que estés descansando y recuperando energía donde naciste a la vida. Y que no sea agotador como la última vez. Te deseo lo mejor. Los que somos compañeros de gremio lo entendemos.

Las noches sin dormir leyendo revistas diversas, o libros. O descargando vídeos y películas.

He avanzado. Mucho. Y es precioso. Si.


Semanas

En realidad el post anterior lo escribí el viernes, pero se quedó durmiendo el sueño de los justos hasta hoy. El número de post baja. Suele significar que me encuentro mejor, sin mucha ansiedad, y es así. A veces un poco demasiado perezoso, pero descansar, dormir muchas horas, leer o ver series, es muy necesario.

Y todavía queda mucho descanso. Los auriculares son muy necesario para no escuchar cosas absurdas que no me aportan nada. Pero aun así el día a día no me agota. Los fines de semana son una pausa y me sirven para descansar muchísimo. Y desde hace mes y medio, sin mirtazapina.

Venciendo la pereza fui capaz de inflar las ruedas de alguna de mis bicis y rodar un poco el sábado. Importante.

Sigo pidiendo por ti. Disfruto de la calma. Escucho podcast y videos mientras trabajo

Viernes

Sigo "pidiendo por ti".

Mi parte racional piensa que no sirve para nada. ¿Cómo van a influir los pensamientos en una persona que está a cientos de kilómetros? Y me siento culpable por enfados y discusiones a principios de año, por disgustar o general ansiedad a gente a la que quiero.

Hoy me siento transparente.

Sigo super perezoso y hoy haré el poder de salir a andar o en bici, que me apetece mucho.

A parte de eso los días son agradables. Ver series o películas (Stranger Things el último descubrimiento). Pensar en descanso (ayer  y mañana). En dormir, escuchar podcast, leer libros y revistas. Buscar fotos de curiosos coches clásicos como el Nissan Pao.

Pensar en herramientas para mis bicis. En parte yo soy una herramienta para mí mismo. También en preciosos altavoces.





Quizás pienso demasiado todavía en cómo me encuentro, en los cambios, en las cosas que le contaré a la psiquiatra. Pero también en los preciosos días de descanso y de vacaciones. Si.

miércoles, 14 de agosto de 2019

Días

Los días pasan de forma fluida y sencilla. No son agotadores. A veces me desespera un poco la diarrea verbal ajena o los largos trayectos que a veces se alargan. Hace menos calor (la chaqueta es bastante necesaria por las mañanas). Pasar un tiempo en un lugar en el mundo, me sienta bien.

Leer libros y revistas, ver series, películas.

El pequeño ángel naranja de cuatro patas está a dieta. Probando con el pienso que me recomendó el veterinario. Creo que le sienta bien, le sacia.

Mañana, festivo, que lo agradezco sobre todo para dormir. Madrugo bastante.

Y todavía quedan semanas de vacaciones por delante, sitios preciosos por ver y ganas de hacer cosas.

Casi he perdido la cuenta de los fines de semana pasados sin Mirtazapina y es estupendo.

Sigo pensando en una personita y mandándole mucha energía. La incertidumbre me puede. Imagino cómo lo deben estar pasando. Siento no poder hacer nada más. No soy un ángel (ni creo que existan) y no puedo curar a la gente. Sería un poder demasiado grande para un simple mortal.

El mundo del reves. The upside down. Quizás está en nuestras mentes: un mundo invisible lleno de monstruos. Nuestros propios monstruos.

jueves, 8 de agosto de 2019

Lo real y lo no real

"Esa madrugada,
Clara naufragó. 
Tenía el mar de miedo en la mirada, 
las ropas empapadas 
y el suelo por almohada... 
y lentamente amaneció"

Baptista Humet, Joan

Canciones tristes.

Por buscar esa letra el móvil se ha comido mi entrada. No era nada en especial. Hablaba de la irrealidad de las redes sociales.

De un amor de personita por la que pido y empujo. Los que no son familia pero se comportan como tales.

"El mar de miedo en la mirada".

Meses sin ganas de llorar irresistibles, ansiedad, insomnio.

Es estupendo.

Con ganas de dormir en un lugar fresco y bonito.

lunes, 5 de agosto de 2019

Paréntesis

Los fines de semana son un agradable paréntesis. Dormir muchas horas. DFN, básicamente. Nadar un poco, hacer ejercicio. Ver películas y series. Estar con el gato pirata.

Intento tratarme bien. No repetirme mensajes negativos. No soy un desastre, todo lo contrario.

Tengo empatía, se escuchar. Todavía es una escucha un poco asimétrica, porque me resulta más fácil escuchar que expresar cómo me siento. Y al final, mis pensamientos más íntimos, mis logros, mis miedos, los expreso a apenas unas pocas personas que están al otro lado de la pantalla.

Te escucho y siento tus vacaciones un poco accidentadas.

Te escucho y os mando energía.

viernes, 2 de agosto de 2019

Dedos cruzados

No puedo hacer nada, salvo mantener la calma, escuchar, mandar ánimos y energía. Es un pequeñísimo consuelo tener a alguien como yo que escucha e intenta animar al otro lado de la pantalla.

Dedos cruzados.

Hoy he recordado una semana fea de Septiembre, de un Septiembre no tan lejano pero que ahora parece a años luz del presente. No me encontraba anímicamente bien, después de más de un mes durmiendo de forma bastante regulera. Ilusionado por el nuevo trabajo y las nuevas tareas pero también saturado, agobiado, agotado, por trabajar en una sala tan grande con tanta gente (y tantos ruidos). Ilusionado por un comienzo de relación, aunque quizás sabía que no iba a ir a ningún sitio. Aunque no soy vidente y no puedo predecir el futuro, ni creo que nadie pueda predecirlo.

(Ayer empecé a ver Terminator Génesis y me encantó. La mezcla de viajes en el tiempo, inteligencia artificial ... Preciosa. Terminator es una película muy yo.)

Alguien  me dijo aquello que yo había sentido muchas veces. pero nunca había sido capaz de expresar. (Ahora si, empezando por la psiquiatra que me trata, y por algunas personitas, sobre todo al otro lado de la pantalla).

Fue una noche larga y dolorosa.

Ahora todo es distinto. Una noche realmente fea no la tengo quizás desde febrero. O desde noviembre. Y si tuviera que recurrir al Lorazepam algún día o noche puntual, no me supondría un drama.

A persar de que el vínculo que hubo entre nosotros se rompió hace años, si es que llegó a crearse. todavía te tengo cariño y también pido por ti.

jueves, 1 de agosto de 2019

Los ángeles de cuatro patas

Leo que un pequeño ángel blanco y negro se ha unido al ejército de los serafines. Lo siento por él y por el compañero humano. Marco, el gato pirata, es mi compañero desde hace casi cuatro años. Parece increíble que después de los primeros días de bufidos, ahora duerma muchas noches a mi lado y me siga por toda la casa.

Sólo el que ha tenido una "mascota" (se me hace raro llamarlos así), un compañero de cuatro patas, lo puede entender.

Escucho Oxygene 7-13 de Jean-Michel Jarre mientras trabajo. Me lleva a 1997. A la selectividad y a aquel campamento en Santiago de la Ribera, Murcia. Me pregunto si he cambiado desde entonces. Me gustan más o menos las mismas cosas. Pero si que he crecido. Y aprendido algo. Me siento menos pequeño. Y gestiono mejor mis emociones. Y me quiero más. No soy un desastre, hago un montón de cosas bien. Soy un poco más sociable. Y es precioso.

Buenas tardes y buena suerte. Y pido por ti.

sábado, 27 de julio de 2019

Una pequeña parte del mundo

Utilizando el móvil como pequeño punto Wifi portátil, puedo escribir en un teclado de verdad. La verdad es que en casa, con el pincho para convertir la tele en "inteligente" el ordenador portátil lo uso poco y el sobremesa, menos. Así que cuando tengo un teclado grande disponible suele ser en el trabajo, donde he de trabajar, evidentemente y no tengo nada de intimidad.

Estoy en un lugar a menos de 200 kms de Madrid pero que parece otro país. Otro planeta. Es muy tranquilo y justo eso es lo que necesito. Dormir muchas horas.

Es un lugar perdido en el tiempo y en el espacio, donde el contrapunto es un ordenador reciclado (tiene el disco duro dañado, pero para ver fotos y vídeos, escuchar música y escribir algo -en Open Office- es suficiente).

De nuevo, por X8 día (salteado, no seguidos claro) he prescindido de mi amada mirtazapina y he dormido mucha horas. Voy avanzando y eso me gusta.

En pijama, delante de un ordenador reciclado, con una cadena de música de los 90 y música de los 90, pero reproducida en un moderno formato mp3. Escribiendo.

Las semanas resultan sólo un punto cansadas. No agotadoras. Soy una personita especial, no un desastre. Claro que no.

Pido por una personita. Fuerte.

jueves, 25 de julio de 2019

Canta por mí

Una canción muy triste de El último de la fila se llama así. Muy triste y muy bonita.

Saber que alguien tan importante para ti está enfermo me duele muchísimo. Y valoro a los míos. Y las discusiones absurdas (por culpa de la ansiedad) de los últimos meses. Y compartir un tiempo pequeño con mis padres. Que ya no son unos niños.

Yo no soy creyente. No sé si hay algún tipo de ser superior. Pero pido por ti.

Semana

La semana avanza con fluidez. Lo peor es el calor. El calor y las tonterías de fondo escuchadas hasta hace unos pocos minutos. No me gusta reírme de la gente (si con la gente, y, de mi mismo) ni de sus desgracias. No me gusta el cotilleo ni los que consideran raros a los demás. Por esa regla de tres me considerarán raro a mi. Cosa que me empieza a dar igual.

Todo esto cada vez me afecta menos. Para el calor tengo maravillosas botellas de agua, helados, pantalones pirata. Para el ruido, y las tonterías de fondo, unos cascos estupendos y la calma. Que va creciendo cada día. Dormir bien es estupendo. Incluso algunos días (como x7) sin mirtazapina.

Todo eso es lo importante y lo demás, accesorio.

viernes, 19 de julio de 2019

Viernes

Fresquito, relativo silencio (el que crea, como es habitual, la música). Un tren de cercanías a punto de salir, y no muy lleno. Itinerario alternativo. Por evitarme muchas estaciones de metro de pie y algunas de conversaciones incómodas. Todavía me falta ser mucho más sociable, pero al menos lo soy un poco más.

Lo decía en Twitter. Soy una persona muy especial. Extraordinariamente ordinaria. Pero para nada "Un desastre". Me lo tengo que repetir casi cada día.

Por delante un par de días de descanso. Pronto, camino de un lugar fresco. Días de dfn, libros, revistas. Un espacio diferente.

Me apetece. Pero no estoy agotado. Y es precioso. La alma. El alterarme lo justo por cosas que no tienen importancia. Es preciosa la calma.

Buenas tardes y buena suerte.

martes, 16 de julio de 2019

Música

Ésta canción la descubrí en 1994. O quizás en 1995. No estoy seguro al 100%. Jean-Michel Jarre me fascinó desde muy pequeño, quizás con menos de diez años. Calypso. Oxygene. Equinoxe.

Ha pasado mucho tiempo y soy básicamente la misma persona, pero con un matiz distinto. Y ese matiz me encanta.

Ayer vi un Suzuki blanco y me acordé de tí. Pero fue diferente. Añoro tu cariño, pero ahora ya no me ahoga la añoranza. Es un recuerdo dulce. Pero no vivo en el recuerdo.

lunes, 15 de julio de 2019

Más pruebas

El fin de semana anterior, entre el cambio de cama y el calor decidí que no era el mejor momento. Pero el fin de semana pasado (del Viernes a Ayer, vamos), volví a intentarlo. Como 72h (más de dos días enteros) sin tomar Mirtazapina. Y no sentí nada especial.

Es el tercer intento o prueba y el segundo de 2 días.  Estoy súper orgulloso de mi.

La rutina no se me hace desagradable. Y los fines de semana son algo más prerezosos de lo habtiual, pero el viernes dí un pequeño paseo en bici.

Buenos días y buena suerte.

viernes, 12 de julio de 2019

Recuerdos

Hoy te recordé. Ya no te recuerdo casi cada día. Y, cuando lo hago, es diferente. Hay más distancia, más calma. La misma dulzura y cariño, pero no esa amargura por lo que se terminó. No esa añoranza de tener a alguien con quién interactuar que me comprendiera de esa forma tan fluida.

La vuelta al trabajo no ha sido apenas cansada. Casi agradable. Pasando de puntillas por infantilidades y chismorreos.

Y es viernes "y los sueños brillan más". Exóticas combinaciones de medios de transporte y música.

miércoles, 10 de julio de 2019

Viaje

Primeron fueron rumores y en 48h la confirmación. La primera impresión es clara: ¿Todo eso para nada? Los días feos, las reuniones, los nervios ...

Para nada no. Si ese es el peaje que he de pagar para pedir ayuda de nuevo, para descubrir un yo precioso y resiliente, lo pago encantado. Aunque supongan unos cuantos euros menos en la cuenta. Aunque suponga tener que buscar un nuevo trabajo.

Como decía por la mañana creo que en twitter, es bastante habitual en las personas con ansiedad como yo, anticiparlo todo y ponernos en lo peor. Lo ví hace unas horas. Lo escuché. Con su forma de hablar apresurada y en voz myy alta, casi como una ametralladora. Supongo que es su forma de expresar las emociones. Dije lo que no me gusta que me digan, que intentara calmarse. Recomendarle un profesional de la salud mental (hola querida psiquiatra, se que ni lees mi blog ni tampoco tenemos comunicación telepática, pero GRACIAS) hubiera sido excesivo.

Lo que tenga que ser será. No voy a pensar que mañana me voy al paro, es poco probable.

Ahora, a calmarme. Más. Que no estoy muy nervioso. Pero más tranquilo estaré.

A cambio de ese peaje, ahora ir al médico es mucho más fácil para mi. Busco soluciones, no me centro en los problemas. Voy a talleres, leo en voz alta. Tomo algo con compañeros de trabajo o de talleres. Si, todo muy a pinceladas. Y pude abrazar a un amor de mujer y que me acogiera en su casa y en sus brazos.

Y ahora siento una emoción serena pero se que es poderosa. Como una marea dulce, un dulce no empalagoso.

Y me gusta mi nuevo yo.

FL (Flight Level)


Yo no me considero ni mejor ni peor que nadie. Sólo se ser yo mismo. Un yo igual pero distinto. Y me gusta. Sin ser una persona extrovertida, super sociable, abierta, si que soy un poco más sociable. O un mucho. Pero aun así, algunos aspectos de las relaciones sociales, de estar rodeado de gente, me saturan. Me saturan muchísimo menos que cuando tenía más ansiedad. O cuando no tenía mucha ansiedad pero tampoco ganas de relacionarme.

Los cotilleos, los bulos, los comentarios, las infantilidades. Lo he repetido en multitud de ocasiones desde que creara éste blog y en blogs anteriores. Pero ahora es ligeramente distinto. La sensación en la tripa es distinta. Porque lo importante lo siento en la tripa, en la cara, en los ojos.

Ahora lo veo como "desde arriba". Aunque no me considere mejor ni peor que nadie. Como un dron de vigilancia. O como un poderoso caza volando a muchos miles de pies del suelo. El suelo queda abajo.

Me concentro en volar nivelado, pendiente de los instrumentos, sintiendo el avión. Y la sensación es de neutra a agradable. Y es precioso.

Buenos días y buena suerte.

lunes, 8 de julio de 2019

De vuelta

La vuelta a la rutina no ha sido demasiado horrible. Nada horrible. Después de unos pocos días de descanso, retomar la rutina. Me ha dado tiempo a ir, a venir, a dormir muchísimas horas y a desconectar.

Todo sigue más o menos igual. Lo que hace un año y más de seis meses se antojaba inmediato ahora sigue siendo semieterno. Paciencia de nuevo. Es que han pasado casi x6 meses desde entonces.

Lo único, en el trayecto en el metro tuve algún momento de náuseas. Que ya se me van pasando.

Y a seguir adelante.

La vuelta a casa mejor, sin náusea. Y, al parecer, lo que empezó en Diciembre de 2017 (y que fue desencadenante de mi ansiedad en parte) no va a tener resultado positivo. Lo que tenga que ser será. El no ya no lo teníamos. Si en un futuro he de buscar un nuevo trabajo, un nuevo hueco pues lo haré.

Todavía tengo miedo a encontrarme mal. Miedo al miedo. Sólo lo expreso a muy pocas personas (la psiquiatra básicamente) pero es un progreso expresarlo. Enfrentarme a mis miedos. Y no repetirme a cada poco que soy un desastre porque no lo soy

jueves, 4 de julio de 2019

Dfn

¡Cuánto necesitaba descansar!

Dormir muchas horas. Descansar. Leer. Escuchar viejos podcast y programas de radio. La tranquilidad de un diminuto pueblo.

Que bien se está cuando se está bien.