sábado, 23 de junio de 2018

Pausa

Primera pausa. Con la calma que habita en mi. Con ganas de hacer cosas (aunque sólo sea ir a un lugar muy bonito y muy tranquilo). Y con la espalda mejor. Cada día un poco mejor.

Ayer releía viejos post en la tripa del móvil. De un blog que ya no existe.

"En fin. Sigo aquí, moviéndome de puntillas por la vida, como un gato. Sintiéndome pequeño a cada poco y con esa tristeza, habitual compañera, que va y que viene"

5 años después me siento grande y camino por la vida con pasos firmes pero silenciosos. Y la tristeza me viene a ver cada vez menos. Y dormir es maravilloso. Y me siento bien pero a la vez sentirme así hace que me emocione y casi tiemble.

Ahora me enfrento a mis miedos. Le he mostrado a mi psiquiatra todos los fantasmas y miedos que guardaba bajo mi cama y poco poco me enfrento a ellos, con su ayuda. Y me supero. Y me miro al espejo y me veo guapo. Y me recupero más rápido los malos días, que son ya pocos ...

Buenas tardes y buena suerte.

jueves, 21 de junio de 2018

Ideas

Ya no repito ideas negras una y otra vez en mi mente. Todavía las siento lo suficientemente cerca para hacerme estremecer, pero con la distancia que da la serenidad.

En lugar de pensar en cosas feas, pensaré en cosas bonitas y además ciertas. Que cada día estoy un poco mejor. Que me conozco y quiero más. Que me supero. Y crezco en éste camino, aprendo. Seré más sociable. Soy más sociable.

No sé cuánto tiempo tardaré en estar bien. Mientras tanto vivir ya no duele, sólo molesta a veces en forma de tristeza y ganas de llorar intensas pero no irresistibles.

Que bonito es dormir bien y estar tranquilo y disfrutar de las pequeñas cosas.


miércoles, 20 de junio de 2018

Calma / Alivio

Si me descuido, se me escurre. La calma. Y vuelve la ansiedad y los días malos y la tristeza y pensamientos muy negativos que ahora no tengo ni quiero recordar. Entrenando la calma. Escribo por primera vez aquí, impasible. Siempre. En buena compañía: no negativa y no ruidosa, que es lo único que pido. Venus me diría eso: tu, impasible. Y eso hago. Pienso en las actividades realizadas desde Abril (talleres, manifestación, exposición y en breve pseudotalleres de cocina). En los avances y a veces pequeños retrocesos. En las citas con la psiquiatra. El balance es muy positivo y la muestra es que nada de lo ocurrido ésta semana me ha afectado.

A seguir adelante.

lunes, 18 de junio de 2018

Compañia interplanetaria

Por una vez, ni anticipé, ni me preocupé sin motivo, ni me puse nervioso ni nada parecido. Me leo y ni me reconozco. Nervioso e introvertido lo soy y supongo siempre lo seré. A veces con ganas de llorar sin motivo como hoy pero ni permanentes ni demasiado grandes.

El nuevo planeta resultó ser más cercano, amplio y, por el momento, silencioso. Y la compañía, nada quejica, muy maja. En definitiva, más agradable. Otro minipunto por no alterarme sin motivo.

Mi espalda mejora poco a poco, lo que es un verdadero alivio. Mejorar físicamente y anímicamente. Genial.

Avanzando.

domingo, 17 de junio de 2018

Avance

Las expectativas eran pequeñas: tomar algo con otros humanos que además eran mis compañeros en el taller de escritura y no sentirme fuera de lugar. Me vino algún ramalazo de tristeza, pero suave. Compartir camino de vuelta a casa con alguien que ya no es un espectro. Y que también escribe para comprenderse a ella misma.

El avance es sutil o algo más que sutil pero real. Y ahora a mantener la senda ascendente. Positive Climb.

sábado, 16 de junio de 2018

El miedo

El miedo al rechazo. Al abandono. A no encajar. A que se burlen de mi. A que me hagan daño. A que ya no les haga falta y se olviden de mi y sigan con sus vidas interesantes y perfectas llenas de gente, llenas de amigos.

Desde siempre el miedo.

Es un miedo que tengo que sacudirme, como el miedo a empeorar o a acabar haciendome daño. Cosa que no va a pasar.

Desde siempre el miedo.

Mis disculpas

No tengo derecho a pedirte nada. No me debes nada, más bien al contrario. Lo siento mucho. Pero a veces la tristeza (y la rabia) todavía me pueden.

Te pido perdón. Gracias por todo, profesora.

jueves, 14 de junio de 2018

Ondas

Unos días arriba y otros medio abajo. Como ayer. Quizás sólo cansancio (o sensacion incorrecta de no avanzar) sumado a LOS MOMENTOS SURREALISTAS QUE SÓLO ME PUEDEN PASAR A MI, y que me volviera a molestar la espalda después de 3-4 días sin apenas molestias. En fin, que parece que con todo voy hacia delante, despacio, pero hacia delante.

(Y los momentos surrealistas, como todo, se solucionan preguntando, y hablando. Gracias por tu paciencia y atención)

miércoles, 13 de junio de 2018

Interacción / Camino

(Estoy contando literalmente mi vida y me da un poco igual)

Al final el viaje es tan importante como el destino. Y estoy en el camino. Fuera de mi burbuja, donde me siento cómodo, hay un montón de actividades por hacer. Una exposición sobre el feminismo, por ejemplo. No lejos de casa, gratuita y muy interesante. Aprender, pensar, charlar con otros seres humanos. No sentirme fuera de lugar, todo lo contrario.

Hoy la espalda molesta un poquito, menos que otras veces pero más que ayer. Aun así, me encuentro bien, tranquilo, sin tristeza.

Avanzando. Quizás no como un potente Porsche sino como una diminuta excavadora de orugas, pero avanzando.

lunes, 11 de junio de 2018

Remontando / Alivio

Después de unos días complicados vuelvo a remontar poco a poco. Volviendo a casa tras uno de mis maratonianos días de nuevo. Noto la espalda menos molesta y la fisio lo ha confirmado. Creo que a partir de ahora iré mejorando poco a poco y es un alivio porque ya son más de dos meses con molestias.

Anímicamente mejor, más tranquilo. El día no se me ha hecho largo ni he tenido ganas de llorar más que puntuales. Espero mañana seguir igual y disfrutar de la exposición. Hacer actividades fuera de casa y que impliquen conocer a gente. Casi una novedad para mi, talleres a parte. Y vuelvo a notar alguien a mi lado, sin tener que contar las palabras.

De vuelta a casa con las habituales combinaciones de medios de transporte y escuchando Jean-Michel Jarre, como hace más de 20 años ...

domingo, 10 de junio de 2018

Avance

Logré dormir todas las horas que necesitaba, no un día, sino dos, del fin de semana quiero decir. Los días anteriores medio malos tampoco tuve problemas para dormir. Eso si que es un avance.

Lo bueno es que me recupero antes de la tristeza e incluso encuentro personas que me acompañen, aunque no sea cara a cara y que me den ánimos. La tristeza no me altera el sueño y sigo buscando cosas que hacer para relacionarme con gente.

Pero vuelvo a tener esa sensación de estar en una encrucijada y no saber que hacer. No debo dejarme arrastrar por la tristeza pero no se muy bien que hacer para seguir avanzando y, sobre todo para no retroceder.

En Julio y Agosto la ciudad medio se detiene, medio se para y a eso tengo miedo, a pararme yo también y a retroceder.

viernes, 8 de junio de 2018

A veces arriba y otras ... abajo

Después del peor día y la peor semana desde hace meses ... sólo quiero dormir muchas horas, pero, a diferencia de lo que me ocurría hace nada, se que voy a ser capaz de dormir toda la noche y despertar bien de día (aunque ahora amanece pronto).

Se que estoy en el camino correcto y que avanzo, pero cansancio, tristeza, ansiedad, molestias en la espalda y semanas muy cansadas no son buena combinación. Me pregunto en 2006 cómo podía sobrellevar trabajar todos los días, durante 4 o 5 semanas seguidas. Aunque más frágil anímicamente era más fuerte físicamente, eso y que tenía 12 años menos.

Pero eso pasó, y el comienzo del año desastroso también, y aunque me ponga triste y me sienta mal soy capaz de calmarme y de dormir y, aun en los días menos buenos, seguir buscando cosas que hacer. En algún momento todo fluirá y sonreiré al recordar estos días.


Y para superar días de bajona omo el de hoy, a parte de respiración diafragmática, pensamientos en lo posible positivos y mirtazapina, una horquilla cañera para pisar todas las piedras.

jueves, 7 de junio de 2018

Diagonal mayor por diagonal menor partido de dos

¿Algún día podré escribir con total libertad aquí? Si puedo expresar cómo me siento. Pero muchas cosas de mi vida "real" en el mundo (a veces horrible) 1.0 siento que no puedo o no debo expresarlas tal cual son. Sólo de forma que yo y únicamente yo lo entienda.

Gracias a ti por tu empatía y por escucharme y por saber que hago esfuerzos por aunque sea comunicarme con personas.

Al menos en lugar de ladrar pude decir "no tengo el mejor de los días" o "no tengo un buen día".

Ladré a quien no debía, de todas maneras.

Una semana después llegaron las explicaciones y la confirmación de la configuración. Ambas satisfactorias. Y pude mantenerme en calma y callado. Ya me he metido en bastantes jardines.

Ahora no tengo ganas de llorar como ayer o como hoy antes, pero me siento igual de pequeño y estúpido. Se que ni lo uno ni lo otro es verdad.

Tu vales mucho. No dejes que nadie te haga creer lo contrario.

Gracias a ti por confiar en nosotros y comentar momentos personales sin incomodidad ni pudor. Yo también agradezco la sinceridad. Recordaba "deseo que ya no puede ser", lo que pudo ser y no fue.

Ayer hoy era mañana. Centrarme en el aquí y el ahora. No esperar a estar bien sino hacer cosas para estar bien (complicado).

Camino agridulce

El-día-después-de he dormido bien pero siento una mezcla de lágrimas por salir pero que no van a salir (tristeza) y miedo ante esta tiránica tarea de conocer gente y hacer amigos.

Ahora tengo un camino. Aunque se me antoje imposible de completar, no es así. Aunque hoy (ni ayer) tenga demasiado buen día y haya de ocultarme bajo gafas de sol y música. Evolución. Relación directa. Habilidades sociales. Espectativas (siempre demasiado altas en mi caso). Equilibrio.

miércoles, 6 de junio de 2018

Sueños

Ayer soñé que estaba en una aduana y debía abrir muchas cajas para mostrar su contenido al personal de turno. Las cajas contenían sobre todo zapatillas de deporte.

Hoy soñé que estaba perdido en una especie de oficina, con muchas puertas de color rojo y gris, otras de cristal translúcido, todas cerradas. Escuchaba ruidos y voces al otro lado de las puertas. Veía la luz de la calle. Hasta que por fin pude encontrar una puerta que estaba abierta y que me condujo a una especie de estadio. Pisé la hierba de un campo triangular o quizás en forma de ala delta, que me resultaba lejánamente similar a un cambo de béisbol. Vi trozos de poliestireno expandido blanco en el cesped, grandes maletas de color negro, un escenario, focos, herramientas. Quizás estaban preparando todo para un concierto.

Vértigo

-Te dije que tú traes suerte. Te lo dije-

Le abrazó con tanta fuerza que escuchó crujir sus vértebras.

-Eh, ten cuidado. La espalda duele-

No se lo tuvo en cuenta. Michael ponía la misma pasión y determinación en todo lo que hacía: desde hablar a pilotar un helicóptero o empuñar un arma. Y su físico de gigante, de gladiador, sus casi dos metros de piel azabache, reforzaban esa determinación.

Estaban en el pasillo del hospital de una base militar cuyo nombre y ubicación eran más o menos confidenciales.

Expresar emociones

Expresar emociones o según que emociones no está bien visto. Y menos para los humanos de género masculino. La felicidad si se puede expresar: todos felices y contentos y perfectos, y si no lo eres, basta con que compres algo para sentirte mejor, desde un perfume a un coche.

Supuestamente felices y perfectos todos ellos. Los espectros.

"Todos los que creen que tener miedo es ser cobarde, que reconocer tener miedo es de ser cobardes, todos esos son espectros."

(El diario de Rachel)

Reconozco que tengo miedo. A veces estoy muy triste, tanto que no puedo expresarlo con palabras. Lo intentaré: una tristeza inabarcable, más grande que el océano. Nadar en la oscuridad en medio del océano y no saber cuanto tiempo podrás mantener la cabeza fuera del agua.

Reconozco que me enfado con facilidad y que mi ira, si fuera una bomba, sería capaz de destruirme a mí mismo y lo que me rodea en varios kilómetros a la redonda.

Reconozco que tengo ansiedad y esa emoción (no sé si es una emoción) complica hacer las cosas más sencillas.

Reconozco que me di cuenta de que no podía (poder podía, pero no quería seguir viviendo de esa manera) seguir adelante sin ayuda. Pedir ayuda fue y es la mayor lección de humildad y valentía que conozco.

Reconozco que cada vez puedo gestionar todas esas emociones de forma más eficiente, aunque todavía me quede mucho por mejorar. Y que estoy más seguro de mi mismo y aprendo a ver mis virtudes.

Buenos días y buena suerte.

martes, 5 de junio de 2018

Diques

Diques a punto de estallar. El estruendo que precede a la avenida. Un alud de agua y barro que todo lo arrasa. Esperar a la tormenta. Resistir. Un segundo más, un minuto más, una hora más, un día más, una semana más. Apuntalarse. Sacos terreros. Taludes entibados con vigas de hierro y tablones de madera. Contener la respiración, el miedo, la rabia y las lágrimas. Volver a vivir un instante una y otra vez, un instante que no podía ser cambiado.

Suspiró.

Descanso, agua, comida y compañía.

Cuaderno de bitácora

Fecha estelar: me la trae floja (en parte). Entre dos y uno y dos.

Situación actual: cuando estoy cansado (sobre todo de los transportes, esperas infinitas, médicos varios y burrocracia unida a ellos) lo veo todo más oscuro. Lo bueno es que ahora puedo descansar perfectamente. Y desconectar escribiendo algún relato o viendo una serie.

Escribir es precioso. Seguir X2 meses después con molestias en la espalda no. Hoy X6 y x8. Y mañana x4 o X5. Porque hay una visita que ni la cuento.

Mañana día importante, cita con la psiquiatra (por una vez puedo llamar a las cosas por su nombre). Básicamente le diré que avanzo. Que me encuentro mejor. Pero todavía hay días y días.

Ayer en un mismo día tuve 2 rebotes anímicos. Uno hacia arriba (alegría) y otro hacia abajo (tristeza). Pero mucho más suaves que antes. Que en abril o marzo. Y sobre todo que en enero y febrero.


(Super Deluxe Coil RCT. Por supuesto con RAPID RECOVERY)

Se que básicamente soy igual que antes, pero mejorado. Más preparado para absorber los rebotes hacia arriba y sobre todo hacia abajo. O soportar los ladridos de fondo,

El último desencuentro casi olvidado. Pendiente de la nueva configuración interplanetaria. Que también me la trae un poco al pairo, pero todo lo que sea menos trayecto y más comodidad ... En ese sentido no tengo excesivas esperanzas pero peor es difícil. Mientras haya el menor ruido posible y se me mantenga alejado aquel que no puede ser nombrado, me vale.

Echarte de menos tampoco es bonito.


lunes, 4 de junio de 2018

Es tiempo de retomar

Y ahora vuelvo a empezar
ciento y una vez más
sin temor ni tristeza, me orillo ave fénix
renazco, vuelvo a empezar

Pide para mi la sed, que necesitan las almas
la tendré a condición de volverme un poco niño
en cada final, hay una marca desde la que volver a empezar

[...]

Atrás y para siempre la negra noche
es tiempo de pelear, cerrar filas y entender
que lo que sola no puedes hacer
amigos contigo lo harán

Manolo García - Es tiempo de retomar