miércoles, 2 de agosto de 2017

Centralita

Miras y sientes cómo está la pista, valoras el agarre y en función del mismo ajustas la entrega de potencia. Intentando derrapar lo menos posible. Mimar la inercia. Cuidar el motor en previsión de largas y duras etapas. Guardar fuerzas (físicas y anímicas).

Hoy de nuevo pensaba que he de soñar y escribir relatos más alegres. En el retal o imagen de hoy, un piloto sonríe debajo del casco. El nuevo mapa de inyección/encendido de su poderosa máquina consigue una entrega de potencia más suave y lineal.

Siempre soñando. Siempre sonriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario